Alisos

SÍGUENOS EN:
Alisos en Youtube
Alisos
Cultura de la sostenibilidad:   Gobernabilidad y Ciudadanía | Bienestar y Consumo | Empresas y Economía | Medio Ambiente y Naturaleza | Acciones Sostenibles
Bienestar y Consumo

Julio de 2015

¿Por qué racionalizar el consumo de agua?

agua

Ya se hizo tarde para empezar a cuidar el agua, pero hay que hacerlo.

 
Una canilla que gotea es equivalente a 1.900 litros de agua desperciada por mes. Es decir que si tomamos medidas para evitar fugas de agua, mes a mes podemos tener ahorros que en el año redundarán no solo en términos económicos, sino en un mejor aprovechamiento de este recurso, importante especialmente en tiempos de sequía como los que vivimos.


No hace falta ser un experto para ayudar a cuidar el agua. A lo largo de nuestras vidas siempre hemos escuchado consejos que cada uno puede realizar. Daniel Carvalho, consultor en urbanismo del grupo Urbam de Eafit, explica que un primer paso para empezar a cuidar el agua desde casa es poner en práctica el sentido de racionalidad. “Utilizar bien el agua al lavar los platos, al cepillarnos los dientes y tomar duchas más cortas ayudan a reducir el desperdicio”, afirmó.


Según datos de Empresas Públicas de Medellín, EPM, una persona consume en promedio 3.8 metros cúbicos de agua al mes. Sin embargo, solo cerca de un 40% del agua que consumimos, debe ser potable.


Esto, para Daniel, es una muestra de cuánto podemos aprovechar el preciado líquido en casa mediante sencillas medidas como reutilizar el remanente del último ciclo de la lavadora, recoger en un balde el agua de la tina mientras esperamos que caliente o incluso, recoger el agua con la que lavamos las verduras en un recipiente, y posteriormente reutilizarla para trapear. Es agua que no requiere estar potabilizada y de esta forma se evita su desperdicio.


Esa racionalidad que Carvalho plantea, debe ir de la mano con la toma de consciencia y el planteamiento de unas metas.
“Analizar cuántos metros cúbicos está consumiendo al mes y cómo los está gastando y, a partir de esto, trazarse unas metas de ahorro. Si este mes se gastó siete metros cúbicos, proponerse el mes siguiente gastar cinco”, explicó.
Parte también de esa racionalidad es no dejar canillas abiertas sin necesidad y verificar que estas no queden goteando.También se pueden tomar medidas como lavar el carro con un balde de agua y usar vasos de agua para lavarse los dientes o afeitarse.


En la actualidad, existen algunos dispositivos que contribuyen a cuidar el agua evitando su desperdicio. Algunos lavamanos se conectan al sanitario, de forma que el agua del lavado se reutiliza para vaciarlo.


Asimismo, los sanitarios ya no gastan las medidas desproporcionadas de años atrás. Han pasado de tanques de 15 a 18 litros a unos de 5 a 6 litros, lo que reduce significativamente el gasto. Sin embargo, para quienes tienen los primeros, está la opción casera de meter una o dos botellas con agua en el tanque para que el sanitario gaste menos. La decisión está en cada quien. “Si usted hace el cálculo de cuánto le cuesta cambiar el sanitario frente a los ahorros que representa, notará que en poco tiempo recupera la inversión”, resaltó.


También existen algunas normas a la hora de construir, que buscan reducir los consumos de energía y agua. Por ejemplo, por normatividad, las construcciones nuevas deben tener en las canillas unas boquillas que evitan el desperdicio del agua. Sin embargo, si su casa no las tiene, usted puede comprarlas sin necesidad de una alta inversión.


“Son cosas sencillas que en el año suman un importante ahorro en consumo, y por tanto en costos”.

 

 

TXT_COMENTAR Correo electrónico Imprimir Bookmark and Share
¿POR QUÉ BIENESTAR Y CONSUMO?

El cumplimiento de los derechos humanos, la satisfacción de las necesidades básicas de la población, el acceso a oportunidades y la toma de decisiones de forma amplia y participativa, son elementos clave de la sostenibilidad.

 

La ciudadanía tiene el derecho y el deber de involucrarse en el logro de mejores estándares de vida para todos, sin aumentar la huella ecológica; de contribuir a la protección de los ecosistemas y a demandar que éstos sean  mejor gestionados; a participar de la toma de decisiones; y a demandar más y mejor acceso a información ambiental, social, económica e institucional.

MÁS ARTÍCULOS
Rionegro es ahora ciudad sostenible
Residuos orgánicos, nueva apuesta energética
10 tips para vivir con menos plástico
La salud, en reversa por el cambio climático
América Latina: la región con más agua, la más castigada por la sed
Se produjeron 41,8 millones de toneladas de basura electrónica en 2014
La erradicación del hambre para el año 2025: meta que une a los países latinoamericanos y caribeños
Minambiente lanza campaña digital que facilita la devolución de residuos
“Las cosas imposibles solo llevan más tiempo” Elkington
Hasta inicios del 2014, la Tierra vivirá de sus reservas


ALIADOS     
  • blanco1
  • camara_comercio_guajira
  • Caracol_TV
  • Logo-Carinsa-peq
  • Cecodes
  • ElEspectador
  • Fundación Etnollano
  • Fundación Gaia Amazonas
  • Global_FootPrint_Network
  • Logo_redamerica
  • logopaisesbajos
  • Publicaciones Semana
  • logo_triciclos
  • blanco1